Cómo es la colaboración entre detectives y abogados

Cómo es la colaboración entre detectives y abogados

En el campo del Derecho existe un interés indiscutible por el trabajo de los investigadores privados. Estos son de gran ayuda cuando se trata de resolver ciertos problemas legales. En Detectives Sevilla te contamos cómo es la colaboración entre detectives y abogados.

Cómo es la colaboración entre detectives y abogados

Los despachos de abogados enfrentan casos como divorcios, deudas, despidos, custodias, pensión de alimentos… solo por mencionar algunos. Estas a su vez son situaciones en las que trabajan los investigadores privados.

Los clientes pueden llegar a una agencia de detectives por iniciativa propia o por recomendación de un abogado. La razón es que la investigación del detective supone encontrar las pruebas necesarias para favorecer al cliente en un juicio.

Los detectives para abogados pueden ayudar en el ámbito laboral con investigación privada para empresas. Por ejemplo para demostrar que el despido de un trabajador es justificado, que se ausenta del trabajo o ha fingido bajas.

Otro caso en los que la colaboración de ambos profesionales es beneficiosa es en los divorcios. En estos se pueden realizar investigaciones económicas, demostrar que una de las personas tiene más ingresos de los que declara o que ha rehecho su vida.

En el ámbito familiar también pueden colaborar cuando se discute la custodia de los hijos o la pensión de alimentación.

Los detectives están capacitados para proporcionar a los abogados pruebas de estos y otros tipos de casos como fraudes a seguros, localización de personas o bienes, descuadres de caja, entre muchos otros.

Funciones del detective

Un abogado puede recomendar a su cliente acudir a un investigador privado por distintas razones. La función principal del detective es conseguir las pruebas para demostrar una situación ante el juzgado.

El detective está capacitado -y es el único autorizado- para recoger pruebas y elaborar el informe que se presentará en el juicio. Puede obtener vídeos, fotografías, audios, documentos, entre otros, que soporten un caso.

Tomando en cuenta que el investigador ha hecho seguimientos y ha observado ciertos acontecimientos, es también un testigo objetivo y cualificado. Es objetivo porque sabe dar testimonio de lo que observa con profesionalidad y precisión. Es un observador activo, que está atento a los hechos que suceden delante de él y centra su atención en esos acontecimientos.

Además es cualificado porque tiene un conocimiento profundo sobre los hechos que observa. Ha visto ese tipo de situaciones en muchas oportunidades.

Y si tiene que presentarse ante el juez a dar testimonio lo hará con el mismo profesionalismo. Está acostumbrado a este tipo de situaciones y puede hacer frente a un interrogatorio mejor que otros testigos. Porque estaba en el lugar de los hechos por una razón: observar y obtener evidencias de esa situación.

Cuando se tienen las evidencias de alguna situación no hay manera que la otra parte pueda negarlas. Para eso está el detective privado, quien sin duda puede aportar lo que necesita el abogado para favorecer a su cliente.

Esperamos haber aclarado cómo es la colaboración entre detectives y abogados, dos profesiones que trabajan de la mano. Si necesitas un investigador, contáctanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *